Taller Integral de Arquitectura III Castillo Kogan Deswarte

Luciana Cincunegui (2013), Sofía Lucas (2014), Agustina López (2015)

Ícono

El trabajo presentado se desarrolla durante el segundo año del Ciclo Inicial de la Carrera de Arquitectura de la Universidad de Palermo, en el marco del Taller Integral de Arquitectura III del turno mañana.
El equipo docente que lo viene llevando a cabo desde hace ya más de diez años está integrado por: Arq. Paz Castillo (Profesora Titular), Mgtr. Arq. Carolina Kogan (Profesora Adjunta) y Arq. Hernán Deswarte (Jefe de Trabajos Prácticos).
El Taller Integral unifica tres áreas de la carrera -arquitectura, representación y teoría- en un mismo ámbito curricular cuatrimestral. Esta organización, integradora de distintas áreas de conocimiento, permite un abordaje complejo de todo el proceso proyectual, en la medida en que articula diferentes miradas, todas orientadas a desplegar algún aspecto particular del proyecto en sus distintas instancias de desarrollo.
Los ejercicios del taller tienen múltiples objetivos superpuestos, que podrían resumirse en los siguientes objetivos generales:
• Indagar sobre los principios y procedimientos de generación de la forma arquitectónica.
• Desarticular las aproximaciones dogmáticas que señalan caminos unidireccionales de proyecto.
• Estimular miradas/lecturas atentas y rigurosas de la información contextual para que devenga material arquitectónico de proyecto.
• Promover la emergencia de nuevas formas de relación entre los elementos/materiales (preexistentes) participantes del proyecto desalentando la idea de la creación exnovo.
• Generar en el estudiante una autonomía y apertura tales que permitan guiar sus propios procesos proyectuales futuros.
Los ejercicios presentados corresponden a los realizados, a lo largo de todo el cuatrimestre, durante los años 2013, 2014 y 2015, por tres estudiantes: Luciana Cincunegui, Sofía Lucas y Agustina Lopez respectivamente. Si bien los ejercicios presentan leves diferencias en los distintos años, el marco conceptual y metodológico general del taller ha sido el mismo.

Equipo TIA III y estudiantes

Contexto

El proyecto arquitectónico -en tanto práctica constructora de forma, organizada representacional y temporalmente- surge necesariamente de la puesta en relación y síntesis (en distintos grados de intensidad) de diversos elementos provenientes del entorno físico y cultural en el que se inscribe.
En este sentido, se considera que los procesos de enseñanza-aprendizaje proyectuales son inescindibles de la cultura material arquitectónica.
El estudiante en el ciclo inicial de su formación tiene un conocimiento acotado de dicha cultura material. Sin embargo, dispone de una capacidad de observación general del entorno cultural no específico que lo habilita para precisar, recortar y leer rigurosamente su nuevo objeto de estudio.
Aún así, para la práctica del proyecto, es insuficiente el estudio pormenorizado de una obra preexistente, dado que ella poco refiere de sus procesos de generación: desandar a partir de la obra los caminos proyectuales, es tarea puramente especulativa; el interés del taller no reside en su esclarecimiento.
Mas bien, la manipulación de una obra mas o menos paradigmática por parte del estudiante, permite iniciar el proceso proyectual sobre la base de un primer nivel de complejidades inherentes al artefacto arquitectónico, como pueden serlo la materialidad, las proporciones, los sistemas de orden, las articulaciones formales y espaciales, los aspectos expresivos, etc. Este momento inicial consiste en producir el propio material de proyecto.
El procedimiento de transformación involucrado en este proceso, implica necesariamente la existencia de un material preexistente sobre el que se ejerce una serie de acciones transformadoras cuyo objetivo específico es definido en cada instancia del ejercicio. De esta manera, la innovación no surge de la creación exnovo sino de los resultados -más o menos esperados- de dicha transformación.
El nuevo artefacto queda inmerso en un proceso auto-legislado que lo rige, aunque desconoce su resultado final: no existe un objeto prefigurado y buscado de antemano sino que se construye gradualmente junto al conocimiento que se va generando en cada una de las instancias consecutivas.
En este contexto, cobra fundamental importancia la capacidad de lectura de los emergentes de dicho proceso, que son los que permiten redireccionar el camino constantemente atento a las múltiples bifurcaciones y/o desvíos -estos últimos entendidos como un potencial a ser explorado. Por un lado, el proceso es altamente flexible dado que su final es abierto; pero requiere, por otro lado, de mucho rigor y agudeza en cada instancia intermedia, donde rigen las restricciones que el mismo procedimiento impone.
Los métodos y herramientas utilizados en esta investigación proyectual determinan fuertemente los resultados. Sin embargo, ninguno de estos procedimientos se presentan como únicos o infalibles, sino mas bien como medios para lograr una autonomía proyectual que permita hacer aparecer aquello “impensable” a través de los métodos tradicionales -que dependen altamente de la capacidad de prefiguración del objeto por parte del estudiante; prefiguración generalmente sostenida sobre imágenes de las preexistencias que aquel tenga al alcance de sus manos.

Equipo TIA III y estudiantes

Materia

Se explicitan a continuación los enunciados de los sucesivos ejercicios que plantean una secuencia concatenada hasta la definición final del proyecto.

UNIDAD 1: ACCIONES SOBRE EL MATERIAL REFERENCIAL

Ejercicio 1-A: Lecturas materiales
El ejercicio pretende realizar lecturas analítico-críticas de una obra de arquitectura mediante la información emergente del proceso de construcción de una maqueta y dibujos en escala 1:50.
Las categorías de la organización material de la obra a analizar serán: estructura, cerramiento, revestimiento y equipamiento.
Objetivos:
• Identificar los elementos materiales que configuran una obra de arquitectura, sus cualidades expresivas y sus posibles categorizaciones.
• Reconocer la mayor cantidad de sistemas de orden subyacentes a dicha organización material.
• Reconocer las relaciones que se establecen entre elementos de la misma o distinta clase, observando cuestiones de disposición y sintaxis.
• Reconocer criterios de igualdad, similitud, variación y variedad presentes en la obra.

Ejercicio 1-B: Lecturas espaciales
El ejercicio pretende realizar lecturas analítico-críticas de la obra desde la perspectiva de su organización espacial poniéndola en relación con la organización material antes estudiada.
Las categorías de la organización espacial de la obra a analizar serán: función (sirviente y servido), privacidad (público, semipúblico, privado y semiprivado) y nivel de apertura (cubierto, semicubierto y abierto).
Objetivos:
• Reconocer las posibles categorizaciones espaciales en una obra de arquitectura.
• Reconocer la mayor cantidad posible de sistemas de orden subyacentes a dicha organización espacial.
• Reconocer las relaciones que se establecen entre elementos de la misma o distinta categoría, observando cuestiones de disposición y sintaxis.
• Reconocer criterios de igualdad, similitud, variación y variedad presentes en la organización espacial de la obra.

Ejercicio 1-C: Pieza tridimensional
El ejercicio pretende producir algún tipo de acción transformadora sobre la obra estudiada a partir del recorte de un fragmento, que pasará a denominarse pieza arquitectónica y se considerará el material inicial de proyecto. La misma se materializará en maqueta en escala 1:50.
Dicha pieza será determinada por el estudiante en función del reconocimiento de una situación arquitectónica de interés (condensación de información calificada) que verifique el cumplimiento de una serie de restricciones dadas por la cátedra.
Una vez identificada la pieza, se deberá desarrollar un estudio sintáctico profundo de la misma, donde se expliciten todas las relaciones posibles entre elementos, sus leyes de organización y contacto, etc.
Objetivos:
• Manipular intencionadamente el material referencial ya estudiado.
• Desarrollar la capacidad de observación de hechos arquitectónicos que permita identificar situaciones de condensación de información calificada.
• Reconocer las relaciones que se dan internamente en la pieza entre las distintas categorías materiales y espaciales antes identificadas.

Equipo TIA III y estudiantes

Sistema

UNIDAD Nº2: REPETICIONES

Ejercicio 2-A: Repeticiones literales. De la unidad a la multiplicidad.
El ejercicio pretende desarrollar el problema de la repetición de componentes idénticos explorando exhaustivamente las posibles lógicas de organización y de variación.
El punto de partida será la pieza arquitectónica resultante del recorte de la unidad anterior.
Restricción: los componentes repetidos deberán involucrarse entre sí -en busca de las mayores tensiones espaciales, formales y materiales posibles- contactándose sin modificar su configuración original.
Objetivos:
• Indagar sobre operaciones arquitectónicas capaces de organizar lo repetitivo.
• Conocer nuevas herramientas y/o procedimientos proyectuales que permitan acceder a la generación de la forma arquitectónica nueva.

Ejercicio 2-B: Repeticiones transformadas. De la multiplicidad a una nueva unidad.
El ejercicio pretende indagar sobre los criterios de síntesis que permiten que lo múltiple conforme unidad.
Para esto el alumno deberá reconocer y provocar continuidades, relaciones, tensiones y dependencias entre las distintas partes, manipulando la forma mediante transformaciones intencionadas en este sentido.
El punto de partida será la organización resultante del ejercicio anterior.
Objetivos:
• Reconocer y aplicar criterios de síntesis para organizar la forma arquitectónica múltiple.
• Conocer nuevas herramientas y/o procedimientos proyectuales que permitan acceder a la generación de la forma arquitectónica nueva.

Equipo TIA III y estudiantes

Vínculos

UNIDAD Nº3: CONTEXTOS

El ejercicio pretende instalar el problema del contexto entendido lo más ampliamente posible, considerado como el marco que dota de sentido a cualquier operación arquitectónica.
La pieza resultante de la unidad anterior deberá -en esta instancia- ser “situada” y “habitada” para lo cual sufrirá todas las transformaciones necesarias para su adecuación a estos condicionantes.
El foco estará puesto en el problema de la relación público-privado propia del programa doméstico y su interacción con el entorno inmediato.
Objetivos:
• Manejar operaciones arquitectónicas capaces de poner en relación la forma arquitectónica con la mayor cantidad de condicionantes externos, haciendo especial foco en el problema del sitio y de la habitabilidad.
• Conocer nuevas herramientas y/o procedimientos proyectuales que permitan acceder a la generación de la forma arquitectónica nueva.

Ejercicio 3-A: Sitio. Transformaciones en torno al lugar.
El ejercicio pretende instalar el problema del entorno físico en particular y los principales aspectos relacionados con él: asoleamiento, visuales, topografía, paisaje.
Restricciones: la pieza situada en el entorno urbano deberá ofrecer al menos 3 matices entre la situación estrictamente pública de la vereda y la estrictamente privada de la vivienda individual.
Objetivo:
• Interpretar datos relativos al sitio: asoleamiento, visuales, topografía y paisaje urbano aplicándolos a las decisiones proyectuales.

Ejercicio 3-B: Habitabilidad. Transformaciones en torno al programa.
El ejercicio pretende instalar el problema de la habitabilidad en particular y los principales aspectos relacionados con ella: accesibilidad, estabilidad, escala, antropometría, ergonomía, uso, carácter.
Restricciones: la pieza deberá dar cabida a una serie de espacios cerrados contenedores de las principales funciones domésticas y áreas comunes.
Objetivos:
• Relacionar la propia experiencia vivencial de los espacios y su uso cotidiano con el acto proyectual.
• Interpretar y conceptualizar un uso para poder jerarquizar, ordenar y dimensionar espacios.
• Organizar funciones mediante estrategias arquitectónicas.

Equipo TIA III y estudiantes

Investigación

La práctica proyectual desarrollada en el taller se entiende, por un lado, como investigación metodológica en la medida en que aporta un conocimiento sobre la proyectación en sí que podría ser repetido en otro contexto alterando los elementos intervinientes y/o sus relaciones- aún sin tener como objetivo la instalación de un método. Y por otro, como investigación temática, en tanto aborda problemáticas disciplinares específicas en cada uno de los ejercicios en busca de la elucidación de algún interrogante, o de la apertura de nuevos. (Ejemplo: el problema de la relación entre unidad y multiplicidad o la repetición en arquitectura).
Cabe aclarar que -a diferencia de cualquier investigación científica- lo que se entiende como investigación proyectual en el nivel de grado en el que se plantea, dista de la vocación de generalidad exigida a la primera; dado que el tipo de conocimiento que surge de esta última tiene más que ver con el campo artístico de la creación singular que con el científico de la ley, volviendo sobre si misma el nuevo conocimiento, retroalimentándose.
La experiencia del Taller Integral, en la medida en que produce instancias divergentes y convergentes de conocimiento entre las distintas áreas involucradas (Arquitectura, Representación y Teoría), permite, según el momento de desarrollo en que se encuentre el proyecto, abrir, focalizar y/o profundizar la investigación (Ver cuadro de ejercicios).

Equipo TIA III y estudiantes
Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Políticas de oficio, tradición e innovación

Luciana Cincunegui (2013), Sofía Lucas (2014), Agustina López (2015)

Arquitectura / Universidad de Palermo

Taller Integral de Arquitectura III

Paz Castillo (Prof. Titular), Carolina Kogan (Prof. Adjunta), Hernán Deswarte (Jefe de Trabajos Prácticos).

Universidad de Palermo

Segundo año

2013

2015

Según proyecto

Trabajos realizados durante los últimos cinco años en el Taller Integral de Arquitectura III.