RAMIFICADO: Construir ciudad a través de la vivienda colectiva sustentable.

Silva Gonzalo - Silvestris Eneas

Ícono

A pocos metros del actual puente ubicado en el nacimiento de la Avenida del Rosario sobre el Arroyo Saladillo, y por el cual se accede al frigorífico Swift y a Villa Diego, se abre la cortada “El Mangrullo”. Cruzando el brazo norte del arroyo, se ingresa a un barrio que necesita un proyecto de saneamiento y reconversión tanto de las viviendas como de los espacios públicos. Está ubicado en un terreno de 13 hectáreas, que limita con el puerto, el viejo barrio obrero, el Arroyo Saladillo y el río. El sitio evidencia problemas de multi desconexión física/vial, sociales/culturales y económicas. Junto al barrio se ubican instalaciones como el Club del Ministerio de Obras Públicas, el Club de Pescadores Rosarinos, guarderías náuticas y un astillero. El barrio, que tiene problemas constructivos e higiénicos, vive en parte de las actividades productivas en los frigoríficos, como así también del rubro de la construcción y la pescadería. Un aspecto importante que tiene el terreno es su privilegiada relación con el río y los espacios verdes, que si bien necesitan una obra de saneamiento urgente, dejan ver su valor en el sitio. La zona tiene varios accesos importantes que no penetran en el barrio. Como viales primarios, reconocemos a la avenida Nuestra señora del Rosario que desemboca tanto en la cortada el Mangrullo como en el cruce hacia el Swift y Villa Diego; la calle Lamadrid, que culmina en la vía del tren de carga, donde vemos el primer problema de desconexión importante. La vía genera una barrera arquitectónica con un desnivel hacía el terreno de 3.5 metros, por ello dobla hacia la izquierda y no continua hacia el río. Otro acceso primario que evidenciamos es J.M Gutiérrez, arteria que utilizamos para generar la conexión necesaria que falta en el terreno y que no permite la continuación de Lamadrid. Estos accesos primarios son atravesados por una vía de circulación rápida como es la Avenida Sánchez (circunvalación), esta arteria conecta toda la costa Rosarina, pero a su vez genera una separación con el terreno al estar más elevada, problema que intentamos solucionar con la operación antes mencionada. En cuanto a las conexiones secundarias, destacamos la arteria que permite acceder directo al nivel del terreno pasando bajo la Avenida Sánchez. En las conexiones terciarias, se destacan los paseos verdes que hay en la zona y todos los bordes a reconvertir, lugares muy ricos para generar tanto paseos peatonales, como circuitos de bicisendas que relacionen todo ese verde, el velódromo y nuestro terreno. El proyecto busca resolver el problema de la vivienda colectiva de una manera sustentable y en plena relación con la naturaleza, creemos que la sustentabilidad no sólo está dada por los materiales elegidos para la construcción del mismo, sino también en la forma de vida a largo plazo que permite la solución propuesta.

CONEXIÓN SUSTENTABLE: Ciudad + vivienda colectiva + espacios públicos + río.

Contexto

Nosotros creemos que hay que resolver cuatro problemas que tiene el terreno hoy en día; el primero, es la desconexión física; el segundo, la calidad de los espacios públicos y el acceso a ellos; tercero, la falta de equipamiento y servicios que el barrio necesita para poder vivir con confort; y cuarto, la situación de tejido desordenado. Teniendo en cuenta estos aspectos, y los problemas anteriormente mencionados como la inundación, planteamos una estrategia de vivienda colectiva que haga especial énfasis en la relación de esta y los espacios verdes, y que además nos permita densificar manteniendo la conexión permanente con el río, superando en ciertos lugares la cota máxima de inundación y combinando las viviendas con grandes espacios públicos que contengan actividades diversas relacionadas con el barrio. Buscamos que estos espacios públicos sirvan de excusa para unir la ciudad consolidada con las personas que están viviendo actualmente en el terreno de manera segregada. Pensamos que el borde de la ciudad debe ser democrático, y por lo tanto creemos que en la medida de lo posible, este proyecto debe permitir que cualquier persona tenga acceso a los espacios verdes. De acuerdo a nuestra forma de ver las cosas, de nada sirve conectar el terreno a la ciudad y por otro lado entorpecer los espacios públicos con una masa densa de edificaciones privadas. La capacidad de albergar personas del proyecto, no debe estropear el lugar democrático por excelencia que es el espacio público.


Materia

Utilizamos un sistema constructivo en seco para poder aprovechar los beneficios que el mismo genera. Implementamos paneles solares en las terrazas, ya que permite la reducción necesaria de consumo energético que tantos problemas da a Rosario. Otro aspecto que tenemos en cuenta son las orientaciones, ya que todos los balcones terrazas tienen vista el río y están ubicados en la mejor orientación. Además, proyectamos los parasoles necesarios para que el sol no interfiera en el confort humano, ni en el excesivo consumo energético obligando a recurrir al abuso de acondicionamiento artificial. Por otro lado, buscamos reducir el consumo de gas, utilizando receptores solares que puedan generar energía para calentar algunas instalaciones básicas y necesarias. La intención es que el sistema constructivo de las viviendas sea lo más industrializado posible buscando reducir el daño al medio ambiente. Otro aspecto que vemos importante en este sistema es la velocidad de construcción, ya que la necesidad habitacional en el terreno es muy importante.


Sistema

Pensamos reordenar las viviendas existentes en distintas tiras con conexión directa al río, la idea es emplazarnos de tal manera que esta relación no se interrumpa en ningún momento, respetando los espacios públicos que proponemos. Creemos que es importante que la construcción del proyecto responda a un sistema lógico, por eso la etapabilidad que planteamos y dividimos en A, B, C, D, E, F, G, responde a la necesidad de ver estratégicamente donde pisa el proyecto desde la primera etapa con el objetivo de ir generando espacios vacantes que permitan proseguir con la ejecución de la siguiente. Los habitantes del barrio y linderos serian reubicados en las etapas A, B, C, D, E y F; dejando para lo último la etapa G, que albergaría a las personas que no pertenecen a la zona. Tratando de respetar las actividades productivas y procurando no modificar sus vidas, buscamos que las puntas de cada tira en planta baja que tienen relación directa con los muelles, sean habitadas por las personas dedicadas a la pesca. De esta manera, tendrían un contacto inmediato con el río permitiendo el desarrollo óptimo de su actividad. La sistematización también es aplicada en las tipologías, la idea es establecer un módulo que permita generar dos operaciones: en planta baja, proyectar un doble peine que aporte vida a ambos lados de la tira, otorgando movimiento y control vecinal en los espacios públicos próximos a cada fachada; y como segunda operación, en las plantas 1, 2 y 3, rotamos ese módulo para que todos los balcones terrazas privados den al norte y las galerías de distribución común, al sur. Para que la administración de la tira no sea un caos, dividimos la misma en consorcios de 21 unidades, con una terraza privada de uso común donde la vista al río es plena. La operación proyectual pretende dividir las tiras sin perder la unificación general que tiene el proyecto.


Vínculos

El vínculo proyectual generado con la ciudad y entre los distintos habitantes está dado por las posibilidades que brinda el proyecto en cuanto a actividades recreativas, productivas y de esparcimiento, incluyendo distintas generaciones y estratos sociales. Es por eso que buscamos que la mayoría de los espacios verdes sean públicos, ya que de esta manera generamos la inclusión necesaria del barrio a la ciudad y viceversa. Esto último, es un punto importante para solucionar la desconexión social que existe en el mismo. La idea es integrar, negándonos a excluir a nadie.


Investigación

La intervención proyectual tuvo desde un principio una mirada urbana guiada por el objetivo de conectar el terreno a la ciudad consolidada. Dentro de las características de gran valor que tiene el sitio, destacamos la situación que genera el río como un elemento que no puede ser desaprovechado, por eso el planteo busca llegar hasta el mismo culminando en unos muelles que nunca se inundan, permitiendo de esa manera, que los habitantes actuales del terreno que se dedican a la pesca puedan desarrollar su actividad productiva en todo momento. Investigamos la forma de evitar la cota de inundación a la hora de reubicar las viviendas ya que actualmente están en zonas inundables. Creemos que el proyecto debe contener a las personas que actualmente están en los asentamientos irregulares del terreno y alrededores, e incorporar ciudadanos que no pertenecen a la zona. Esta capacidad de albergar personas no debe significar interrumpir forzosamente con una barrera de casas la conexión directa que buscamos desde la ciudad hacia al río. Por eso decidimos que la planta baja de la «Etapa G» cercana al brazo seco sea libre y contenga distintos usos, públicos, recreativos y/o productivos. La intención es buscar un punto de encuentro entre los segregados y la ciudad consolidada, conectar un sector totalmente olvidado a través de una ramificación de espacios públicos y viviendas. Buscamos que el proyecto se meta en el paisaje, que parezca que siempre estuvo ahí.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Paisaje y ciudad

Silva Gonzalo - Silvestris Eneas

UNR - Facultad de Arquitectura Planeamiento y Diseño - ROSARIO

Proyecto Arquitectónico III - ARQ. Eduardo Charjchir

ARQ. Eduardo Charjchir, ARQ. Paganini Susana, ARQ. Szpac Mariela, ARQ Galati Costanza, ARQ.Chamorro Soledad - ADSCRIPTOS: ARQ. Meli, Paola Belen, ARQ. Basualdo, Maria Jose

UNR - Facultad de Arquitectura Planeamiento y Diseño - ROSARIO

2015

2015

2015