Polideportivo Social Las Américas

KLEINMAN, Jeremías; MAGLIONE, Esteban David; SARTOR, Wilson.

Ícono

“Minas Urbanas” es una estrategia urbanística pensada para la ciudad de Córdoba capital (Provincia de Córdoba, Argentina) consistente en intervenciones sistemáticas en sectores social y ambientalmente degradados que con el ideal de una sociedad más equitativa, buscan potenciar sus recursos específicos para mejorar una situación particular aportando a la globalidad.
Cada Mina Urbana – término que hace referencia a determinados recursos potenciales a explotar en diferentes sectores de una ciudad – tiene una vocación expansiva, y no fragmentaria sino integrativa, a través de uno o varios elementos troncales correspondientes a instituciones que se determinan para cada sector, las cuales tienen como soporte físico al equipamiento comunitario.

KLEINMAN, Jeremías.

Contexto

Mina Urbana «Las Américas» se desarrolla en el barrio Cáceres y en el asentamiento informal Las Américas: una zona próxima a la centralidad urbana, de una topografía en pendiente desde Av. Vélez Sarfield hacia Cañada y una abundante vegetación que brindan un potencial valor paisajístico; presenta bajas densidades fundiarias y construcciones precarias, donde se registran conflictos sociales y dificultades económicas para satisfacer necesidades básicas del hombre (salud, educación, recreación).
Dentro de una serie de «estratos de intervención», junto a proyectos de re-estructuración vial [estrato 1º], espacios verdes [estrato 2º] y edificios residenciales [estrato 3º], se define un sistema de equipamientos sociales públicos [estrato 4º] dentro de los cuales se proyecta el Polideportivo Social Las Américas.
¿Por qué un equipamiento público?
Un equipamiento público porque salva una necesidad espacial real del hombre, que para su desarrollo debe involucrarse con el resto de la sociedad, tal como mencionara Hanna Arendt en su libro: “la condición humana” a mediados de siglo xx: “el desarrollo de la dignidad humana depende del equilibrio entre lo privado y lo público”.
¿Por qué un polideportivo?
Un polideportivo porque es atractivo principalmente para el adolescente y el joven. No solo relaciona las personas, sino que fomenta el compañerismo, el trabajo en equipo y el respeto. Allí donde se practica el deporte habrá salud, educación y recreación.


Materia

Tratándose de un equipamiento cuya materialización es posible gracias a los fondos provenientes del aporte de todos los ciudadanos, es un compromiso evidente optar por estrategias compositivas-constructivas que tiendan a economizar recursos. Es por ello que la arquitectura planteada esta dada desde la estructura portante del edificio. Para descartar lo superfluo, los elementos estructurales de hormigón armado son quienes definen los espacios interiores e intermedios.
Se trata de una gran nave de 33 metros de anchura por 105 metros de longitud por una media de 9 metros de altura, configurada por una serie de pórticos paralelos vinculados transversalmente por dos vigas en «v» que hacen a la vez: una de canaleta pluvial que concluye a modo de gárgola escultórica sobre el espacio público inmediato; y otra de pasarla pública por la cual se permite el contemple de la actividad interior edilicia sin la necesidad de ingresar a éste. El cerramiento superior se extiende de pórtico a pórtico como un entramado en cuadrícula de vigas de un metro de altura que permiten el ingreso de luz natural cenital en sectores estratégicos.


Sistema

El Polideportivo Social Las Américas nace en las secciones longitudinal y transversal. Estas herramientas gráficas permitieron estudiar y definir la adaptabilidad topográfica del edificio y las relaciones espaciales para lograr “que el edificio advierta deporte por todas partes: en el interior y en lo inmediato”.


Vínculos

A través de sus galerías perimetrales y su «pasarela-viga», el edificio celebra su carácter público, y pone en relación la materia, el espacio, la actividad y el entorno. Las circulaciones ofrecen la actividad deportiva a los transeúntes.


Investigación

Dado que los equipamientos sociales son el soporte principal de la vida en comunidad; posibilitan el acceso a la educación, la salud, la recreación, principalmente a las comunidades económicamente más desfavorecidas; permiten mejorar las condiciones sociales (sanitarias, alimentarias), culturales (identificación, simbolismo) y físico-ambientales (uso del espacio), constituyen necesidades reales para las sociedades, las mismas que debieran tener prioridad en las agendas políticas, y que justifican a sus respuestas: las prácticas arquitectónicas.
El objetivo de estas prácticas: el espacio, trae consigo a la materia y la energía. «En un mundo con más carencias que abundancias» – como dijera Rafael Iglesia en su ensayo «Diálogo ficticio: para una ética y una teoría del artefacto» -, trabajar con el concepto de «eficiencia» puede darnos las respuestas más óptimas.

Prácticas Académicas

Ficha Técnica

Sustentabilidad física y social

KLEINMAN, Jeremías; MAGLIONE, Esteban David; SARTOR, Wilson.

FAUD-UNC

Arquitectura VA

Arqta. ROSSETTI, Romina

Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño de la Universidad Nacional de Córdoba.

2014

Julio de 2014

Noviembre de 2014

5445 m2