Musam. Museo Sanmartiniano

Arq.Guillermo Lesch - Arq. Leticia Alfaro

Ícono

Cuando una persona y sus actos son tan determinantes en el destino de un pueblo, constituye un desafío construir el museo que la recuerda.
Y ante todo, ese desafío requiere una actitud de humildad para encararlo.
En ese sentido, la premisa es que el nuevo edificio, como mínimo, no afecte los espacios verdes y públicos en donde se emplazará.
La idea, entonces, es que el espacio verde vuelva a aparecer, ahora resignificado.
El recorrido ascendente de la nueva plaza, de alguna manera evoca la gesta del ascenso y cruce de los andes, siendo esta una referencia simbólica ineludible, mas aun teniendo en cuenta la imponente cercanía de la cordillera.
El edificio, con su conformación abstracta, escalonada y recorrible, pretende de alguna manera, la inspiración del ciudadano, invitándolo a reflexionar sobre los actuales desafíos.
Hoy los desafíos son otros. La nueva intervención es una oportunidad de tender al bien común (como lo hubiera hecho San Martín) y poner de manifiesto y promover temas tales como el uso del espacio urbano y la participación ciudadana.
El museo, no debiera ser un edificio descontextualizado más.
Por el contrario debiera brindarse a la comunidad en la que esta inserto y debiera ser parte activa, intentando la transformación desde su lugar.
Siguiendo este criterio el edificio pretende interactuar y ofrecerse como alternativa de reunión social y cultural.
Es por esto que las terrazas del edificio son verdes y accesibles al publico. Una rampa accede desde la calle Pedro Molina hacia las terrazas verdes y recorre todo el paseo nuevo hasta la calle Pampa, logrando transformarlas asi en un recorrido habitual de la comunidad y no solo en un paseo de fin de semana.
Para que esta interacción guarde escala humana y cotidiana, es que el edificio no se entierra totalmente, solo se soterra parcialmente, para generar patios cotidianos a nivel, con el marco de las especies arbóreas existentes. Asi, se logra la menor altura posible en relación a las veredas.
Para potenciar dicha relación se propone un gran frente público sobre el parque, formado por una galeria que ofrece un tendido de sombra para la gente.
Este elemento mas bajo, le dá marco al acceso del museo y a su vez le otorga vitalidad al bar, generando un juego de luces y sombras con huecos para los arboles, en relación directa con el patio de esculturas y el espejo de agua.

.

Contexto

De esta manera se logra preservar todos los arboles.
El patio de esculturas de acceso, con equipamiento urbano publico, actúa como instancia previa al edificio, generando espacios de intercambio.
De esta manera el trazado curvo frente al edificio se transforma en el “pasaje del museo”, integrado al circuito global de recorridos del parque.
El pasaje del museo va produciendo diferentes “ensanches” que van penetrando en el museo.
A partir de allí el museo se organiza con una marcada direccionalidad hacia el parque, intentando retroalimentarse el uno con el otro.
El ensanche mayor se produce en el remate de la circulación que llega desde el paseo de las casuarinas.

.

Materia

Allí se conforma la “plaza del museo”, que se transforma en el acceso al mismo.
Esta es la zona donde se produce el mayor vacio, a fin de preservar el área donde se presentan la mayor cantidad de especies arbóreas.
Se preservan todos los ejemplares.
La “plaza del museo” se transforma en punto de confluencia y encuentro.

.

Sistema

El edificio pretende tener una fuerte presencia, pero no a partir de gestos arquitectónicos, sino mas bien a partir de integrarse e incorporarse al paisaje natural.
Se minimiza el movimiento de suelos, utilizando lo que se retira para bases y zonas soterradas, para crear el nuevo paisaje de taludes.

.

Vínculos

El conjunto se completa con una secuencia de acequias conformada en muros paisaje de piedra bola nativa, a donde confluyen los taludes de césped.
El resto, apelando a la sobriedad y racionalidad constructiva, propone una paleta de materiales sobria y atemporal que combina vidrio hormigón visto y madera.

.

Investigación

El edificio pretende ser un verdadero colchón bioclimático, donde se combinaran la conservación, con la plantación de especies autóctonas que generaran oxigeno y tendidos de sombra.
A su vez, todo esto potenciado con la recolección y almacenamiento de aguas de lluvia en dos reservorios que se ocupan alimentar el riego de las terrazas.
Además de la contribución efectiva que puedan tener estas acciones, se especula con el efecto de difusión y toma de conciencia sustentable que estas configuraciones despierten en la comunidad.
En ese sentido, el aporte de espacios verdes aparece como una necesidad insoslayable y el hecho que no desaparezca una nueva mancha verde en el google earth, pareciera ser uno de los aportes más significativos que el museo puede ofrecer a la ciudad.
De alguna manera el edificio pretende tomar, al menos algo de la vocación de servicio y el compromiso del prócer con su ciudad.
Se intenta entonces, trascender la mera construcción de un nuevo edificio, se intenta construir una pieza que haga un pequeño aporte de urbanismo social, promoviendo la transformación del entorno y repercutiendo en mejorar la calidad de vida de sus habitantes.

.
Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Paisaje y ciudad

Arq.Guillermo Lesch - Arq. Leticia Alfaro

Lesch Alfaro

Arq.Axel Tanner - Arq.Pablo Vilas

Arq.Lorena Leyes, Noelia Pereira, Enzo Vitali, Martin Lesch

Arq.Francisco Mur (termomecanica). Ing.Horacio Ferrrando (electricidad). Ing.Nicolas Ratner (sanitario)

Centro civico,Mendoza

2015

12.000

5000

2013. Concurso nacional de anteproyectos para el Museo Sanmartiniano de Mendoza. 

La zona de intervención es un área del Centro Cívico de Mendoza, manzana comprendida entre calles Pedro Molina, La Pampa, Virgen del Carmen de Cuyo y Perú, donde también se encuentra el edificio de la Escuela de Comercio Martín Zapata. Dentro de este área se define el terreno para el edificio del MUSAM, los concursantes debían proponer las mejoras urbanísticas y paisajísticas en la “zona de intervención”. 

El sitio destinado a la implantación del Museo forma parte de espacios abiertos, con áreas verdes y arboleda añosa que formó parte de la antigua Quinta Agronómica, que actualmente se encuentran algo degradadas. Estas características fueron tomadas como premisas del proyecto.

Actualmente se han concluido las etapas de Documentacion licitatoria y se encuentra a la espera del llamado a Licitacion.