Casa Piedra

Arq. Jerónimo Mullins + Arq. Federico González + Arq. Patricio Mullins

Ícono

Alejandro llegó al estudio con su chata Peugeot 504 cargada de puertas y ventanas recicladas, un par de vidrios templados de 3,00 x 0,80 metros, y una idea fija en la cabeza: «quiero la piedra adentro de mi casa».
Enclavada en el paisaje agreste de José de la Quintana, la «Casa Piedra» es la síntesis del trabajo conjunto del estudio MULA Arquitectos y su cliente. Un camino recorrido desde una idea de partido funcional que estructuró la obra, y el avance de las terminaciones que fue signada por una sola consigna: «Lo que se consigue, se utiliza”.

Arq. Patricio Mullins

Contexto

Un loteo nuevo en José de la Quintana, pequeña localidad a unos 60 km de Córdoba Capital. El paisaje serrano se impone por su vegetación y su topografía. El lote se encuentra en una manzana sin edificaciones, con apenas algunos vecinos en las manzanas contiguas. La singularidad: el lomo de una ballena en piedra que emerge entre los árboles. Su ladera norte da cobijo al sitio en el que se emplazará la vivienda.

Arq. Jerónimo Mullins

Materia

Zócalo de piedra donde se asienta la casa y la terraza. Ladrillo visto con junta al ras y revoques finos contrastan en la fachada. La piedra recortada por el muro sur se impone con toda naturalidad, como si siempre hubiera estado allí. Estructura metálica y cubierta de techo con chapa acanalada, aislación de lana de vidrio, barrera de vapor «wichi» y cielo raso de machimbre 3/4” con acabado en pintura blanca. Vidrios templados en las luceras cenitales sobre la piedra y carpinterías de madera y metal recicladas, completan el elenco de aberturas. Los pisos interiores son calcáreos de colores variados. La luz despliega su manto recortando lo visible de lo opaco.

Arq. Jerónimo Mullins

Sistema

La pared sur de la vivienda es la piedra natural sobre la cual se realizaron caladuras para insertar los muros y columnas. Al sureste se ubica, sobre este muro natural, el baño de la vivienda, en relación con la habitación que se orienta al norte. El estar-comedor y la cocina, como un gran espacio unificado, se articulan con la terraza orientada al sol del noroeste y a las visuales serranas circundantes. Un pequeño pasillo que vincula el dormitorio con el ingreso al baño da salida al exterior, que planifica una futura ampliación. El espacio central yuxtapuesto a la piedra se retira en la zona de cocina generando un patio de servicio con nuevo acceso. La vivienda se apoya sobre el lomo de la “ballena de piedra» y “brota” de la misma buscando el norte.


Vínculos

El comitente fue protagonista desde el inicio del proyecto. La elección del sitio, la relación con la piedra existente, la búsqueda de aberturas recicladas por todas las chacaritas de la ciudad. Ingeniero agrónomo que hoy disfruta de su huerta acompañado por mates y mascotas.
La arquitectura interpreta deseos, geografías, técnicas, funciones, y luego se proyecta. Allí comienza el segundo trabajo, la gestión material de la obra. Una vez habitada, los vínculos se verifican, y aparecen nuevos con la riqueza del azar.

Arq. Jerónimo Mullins

Investigación

En este sector del pueblo no hay agua corriente aún. Y la actividad de plantaciones, además de la doméstica, le va a requerir mucha agua en los meses secos del año. La canaleta central de chapa recolecta el agua y la deriva por cañería hacia la cisterna. La misma se apoya a cada lado en dos perfiles «C» 120 colocados uno encima del otro, dando mayor altura y liberando un vano de 6 m de largo que enmarca la piedra en el estar-comedor.
(1) Asoleamiento norte para los locales principales
(2) Colector solar para calentamiento de agua
(3) Recolección de agua de lluvia en cisterna
(4) Ventilación cruzada de todos los locales

Practicas Profesionales

Ficha Técnica

Políticas de oficio, tradición e innovación

Arq. Jerónimo Mullins + Arq. Federico González + Arq. Patricio Mullins

MULA Arquitectos

Los Chañares s/n, José de la Quintana, Córdoba, Argentina

Diciembre 2013

Marzo 2014

Febrero 2015

65 m2

65 m2

Vivienda construida con crédito ProCreAr
Costo de obra 610 U$D/m2